Micropoder



La voz de los minoritarios de Bankia.

E-mail Imprimir PDF

 

Se cumple ahora un año desde que Bankia salió a Bolsa. Un aniversario muy poco feliz para los que compraron acciones y para los que se convirtieron forzosamente en accionistas al canjear sus preferentes.

Hace un año, las siete cajas de ahorro que formaron Bankia, tras el proceso de fusión, iniciaron un proceso de colocación de acciones y participaciones entre clientes y ahorradores de forma masiva, de manera que el 60% de los títulos ofertados se destinaron a minoristas. Hoy, la pérdida de valor de esas acciones alcanza el 80%. Ningún accionista hubiera invertido su dinero si llega a conocer la verdadera situación de la entidad financiera.

Durante la primera Junta General de Accionistas de Bankia, el pasado 29 de junio, José Ignacio Goirigolzarri, nuevo presidente de la entidad, se expresó claramente afirmando: “Soy consciente de las pérdidas de valor que ustedes han tenido en sus inversiones en Bankia en los últimos meses, las cuales lamentamos profundamente”.

Estos lamentos no satisfacen a los miles de accionistas que han perdido sus ahorros por confiar en la información que se les proporcionó sobre la salida a Bolsa, a pesar de estar supervisada por el Banco de España y la CNMV. Tampoco satisface a los miles de clientes del Banco que compraron preferentes que fueron canjeadas por acciones en pleno desplome de su valor. Pero tampoco la exigencia de responsabilidades políticas o judiciales a los anteriores administradores de la entidad soluciona los problemas económicos de todos estos pequeños accionistas que han visto evaporarse sus ahorros en el peor momento de la crisis económica.

Lo que de verdad importa a todos estos accionistas perjudicados es conseguir una reparación del daño económico sufrido y recuperar lo más que puedan de su inversión. Por este motivo, mientras diversas organizaciones y colectivos se movilizan en una causa general, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) ha preferido desarrollar su actividad específica de la defensa del interés del minoritario.

En este sentido, se ha puesto al servicio de miles de pequeños accionistas de Bankia para representarles en la pasada Junta General y para iniciar las acciones legales más adecuadas dirigidas a obtener la compensación económica que se les debe. Representados por el despacho Cremades & Calvo-Sotelo, ese grupo de accionistas ha dado los primeros pasos para presentar una reclamación de sus derechos, fundamentados en los evidentes defectos de la información proporcionada durante la emisión bursátil, que habrían infringido el deber de información recogido en la Ley del Mercado de Valores.

Lo prioritario para nuestros representados es centrar los esfuerzos en buscar soluciones para ser compensados por el detrimento patrimonial que les ha supuesto la salida a Bolsa de Bankia.

En esta nueva etapa que comienza para la dirección de Bankia, es clave que los accionistas minoritarios que están atravesando un auténtico drama puedan verse correspondidos con inmediatez, para recuperar la confianza en la entidad y lo que es más importante, la confianza en todo el sector financiero, clave para nuestra recuperación económica.

Javier Cremades, secretario general de AEMEC.

Publicado en La Gaceta.

 

 
Home