Micropoder



Caso Iberdrola: la responsabilidad de los accionistas minoritarios

E-mail Imprimir PDF

El pasado 26 de enero, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao ha puesto fin a una de las más relevantes disputas judiciales celebradas entre dos de las grandes sociedades cotizadas de nuestro país: ACS e Iberdrola. La sentencia confirmó la existencia de un conflicto de intereses que imposibilita la presencia de un representante de ACS en el consejo de administración de Iberdrola. La sentencia confirma que los dos grupos empresariales son competidores significativos en los sectores de la energía renovable e ingeniería industrial y que mantienen además intereses económicos contrapuestos en otras áreas de negocio, como en los de desarrollo del coche eléctrico, en los servicios de ahorro energético y en sus relaciones comerciales como cliente/proveedor.

Además de su importancia para el caso concreto, la sentencia es un paso adelante en el reconocimiento de la importancia de la participación del accionista minoritario en la marcha de la sociedad. Un grupo minoritario de accionista no puede utilizar sus derechos políticos para un interés contrario al interés de la sociedad.

Otra importante novedad positiva de la sociedad para los accionistas minoritarios es cómo subraya el papel radical de la Junta General. Es en la Junta donde se debe valorar la existencia de conflicto y, apreciado el mismo, remover a quienes dicho conflicto inhabilita.

Así lo establece la sentencia, dándole la razón a Iberdrola, afirmando la corrección legal de la medida adoptada por la Junta General de Accionistas de impedir la entrada en su Consejo de Administración de un consejero nombrado por ACS. Según la sentencia, la protección del interés social de Iberdrola debía de prevalecer siempre sobre derecho de representación proporcional del accionista, en este caso ACS.

Además de la importancia para el caso concreto, esta sentencia supone un hito en la consideración del papel del accionista minoritario. La sentencia destierra la imagen del minoritario como lobo solitario que deambula por las sociedades buscando presas rápidas. Los derechos políticos de los minoritarios deben ser siempre ejercidos responsablemente con el bien de la sociedad.

Javier Cremades
Abogado

 

 
Home